300x250---Boleto-gratuito-ESCOLAR-1

Reabrió su lavadero tras perder a su marido y su hijo en el temporal de Bahía Blanca

Celeste Castillón, de 36 años, vio como el fatídico sábado 16 de diciembre parte del club Bahiense del Norte se derrumbó y sepultó a su esposo Ariel Baldi y al hijo de ambos, Benicio, de 5, y pensó que la vida también había terminado para ella. Pero un mes más tarde volvió a su actividad habitual porque, dijo, "no queda otra que ponerle el pecho a la situación".

Actualidad 17/01/2024 W Saya W Saya
65a59ef3c0a56_1200

Una mujer de 36 años, quien perdió a su hijo de 5 años y a su marido de 45 en el derrumbe del club Bahiense del Norte de Bahía Blanca, ocurrido el sábado 16 de diciembre y donde además murieron otras 11 personas tras un temporal, reabrió este lunes el lavadero de autos en el que compartían muchas horas de trabajo "con un montón de sentimientos desencontrados" porque "no queda otra que ponerle el pecho a la situación", expresó Celeste Castillón.

Castillón, quien resultó con diversas heridas tras el derrumbe en el club, perdió a su esposo Ariel Baldi, de 45 y a su hijo Benicio, de cinco, pasadas las 19 del sábado 16 de diciembre. Habían ido a Bahiense del Norte para presenciar un festival de patín.

Tras reponerse de las heridas y del duelo, la mujer -quien además cuenta con otra hija de 9, que también estaba en el lugar y resultó ilesa- reabrió el lavadero de autos ubicado en Chiclana al 1500 del barrio Villa Mitre de dicha ciudad del sur bonaerense.

"Reabrimos el lavadero con un montón de sentimientos desencontrados, por un lado tristeza y por otro no queda otra que ponerle el pecho a la situación porque es el sustento junto a mi hija", expresó Castillón a Télam.

La mujer recordó que el 16 de diciembre había salido con su esposo, su hijo Benicio y su hija Lola con destino al club Bahiense del Norte cuando "estaba medio lloviznando. Estacionó, después cambió el auto de lugar porque a una vecina le molestaba, por lo que lo corrió". Ante esa situación expresó que "fueron pavadas, uno después piensa que era como que no queríamos entrar al club".

"Yo cruzo con Lola y Benicio, entramos al club, compramos las entradas, me quedo charlando con una mamá y nos sentamos en las gradas", recordó.

La mujer indicó que "mi marido se sentó una grada más arriba que yo, mi hijo se sentó a su lado, miré para arriba porque empezó a entrar tierra de los ventiluces y no me acuerdo más nada".

"Me desperté adentro de la cancha, ensangrentada, con la cabeza cortada, preguntando por mi hijo y mi marido, y lamentablemente ya habían fallecido", expresó.

Castillón sostuvo que tras el derrumbe resultó con un traumatismo en la cabeza. También "tengo las vértebras de la 4 a la 8 fisuradas, por lo que tengo que usar un corsé a medida".

Celeste asistió en silla de ruedas al funeral de su esposo y su hijo. (Foto: gentileza Clarín)

"Con Ariel hacía 13 años que estábamos juntos y el lavadero lo teníamos desde el 7 de octubre del 2017 cuando estaba embarazada de Beni", sostuvo.

La mujer indicó -durante su testimonio- que a casi un mes del episodio hay que "seguir con el emprendimiento, más allá de que tenía otro trabajo (su marido) porque era vendedor de cigarrillos".

"Tengo que criar a mi hija, acá puedo manejar los horarios, ocuparme de ella", señaló al indicar que su hija Lola "lleva el duelo a su manera y gracias a Dios mejor que yo".

"Yo solo sé en mi intimidad y en mis momentos cuando los pensamientos me llevan a los lugares más oscuros, donde vivo el infierno de ir al Parque de Paz a llevarle una flor a mi hijo más allá de lo que mi marido me duele", expresó. Celeste agradeció que Lola la acompañe porque "si no yo no estaría acá".

Según comentó, junto a ella en el lavadero trabaja el hijo de su esposo del primer matrimonio junto a otros dos empleados. "Estamos con un horario reducido, no como las horas que le metía Ariel, porque venía y era uno más, le gustaba laburar", dijo.

"Yo tengo que reducir el horario porque estamos en verano, es un trabajo sacrificado y me tengo que ocupar de Lola", sostuvo al agradecer la respuesta de los clientes, y vecinos del sector, entre otros.

"Vino gente que no conocía, que debe ser que se enteró del caso y quiso dar su aporte", puntualizó la mujer.

El temporal del pasado 16 de diciembre provocó además la voladura de techos de viviendas, clubes y galpones, caída de árboles y paredones, cortes en el suministro eléctrico y de otros servicios, entre otros inconvenientes.

Debido al fenómeno, el intendente Federico Susbielles dispuso un Comité de Crisis integrado por distintas fuerzas de seguridad, entre ellas la Policía Bonaerense, Federal, Gendarmería, Ejército y Defensa Civil, entre otros, para trabajar ante la contingencia climática.

Fuente Agencia Télam

Te puede interesar